Carta 25 aniversario EMTG

Queridos maestros, compañeros y amigos,

Mi primer contacto con la Escuela fue Águeda. Ella me entrevistó cuando me apunté a querer hacer la formación. Recuerdo que al final del encuentro me dijo: “Y tú, ¿para qué quieres hacer la formación?”;  yo le respondí  “para trabajar” y me quedé más ancha que larga. Ella me miró y sonrió.

Me aceptaron (soy de la 5ª) y pasé a formar parte de un grupo que decía unas cosas rarísimas, como “eso me mueve mucho”, “no tengo conciencia de eso” y así. Pero como yo quería trabajar, porque llevaba años metida en mi casa, ejerciendo de esposa y madre a la vez…

Era una socióloga frustrada, tenía una vida cómoda, reglada y aburrida y venía de pasar un percance de salud tremendo, que duró cinco larguísimos años, al final de los cuales yo misma me dí el alta. Algo me decía que tenía que cambiar de rumbo, y aconsejada por unos familiares, me metí de cabeza en intentar aprender el oficio de terapeuta… para trabajar.

A mitad del Básico se me cayeron todos los palos del sombrajo, pero todos. Andaba como alma en pena llorando por todos los rincones y ansiaba el día y hora en que nos volvíamos a encontrar los de mi grupo, porque empecé a sentir que “aquello” era un espacio de desahogo y libertad. Y apoyo, y reconocimiento, (y alguna que otra confrontación). Y una paciencia infinita, y mucha ternura: Ay, Enrique, ¡¡¡qué paseíllo del bracete en el grupo!!! Ay, Paco, ¡¡qué paz en tus miradas!! Ay, Annie, ¡¡qué verdad en tus palabras!!! Ay, Águeda, ¡¡aquel taller de Transpersonal contigo!!

Empecé terapia por necesidad extrema y la carrera de Psicología en la UNED, (mientras seguía siendo esposa y madre). Acabé la formación, la carrera, uno o dos masters, y empecé a trabajar en consulta, hacer prácticas en un psiquiátrico y a ser tutora de la promoción 9ª. Claro que para entonces estaba en pleno proceso de divorcio, vamos, echa polvo, echa un cuadro, pero trabajando, eso sí.

Y hasta hoy.

Os agradezco y os quiero, maestros, compañeros, amigos. De vosotros y con vosotros, he ido aprendiendo transparencia, autenticidad, verdad, e incluso cierta calma, que me han servido siempre que me acuerdo y me atrevo a Ser.
Y tantos compañeros de la Escuela, y tantos hermanos, y tanto cariño.
Formáis parte de mi familia, de mi vida. Para siempre. GRACIAS.

Estrella Revenga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s