Artículos

25 años y más

Queridos colegas,

Celebramos las Bodas de Plata de la Escuela, cumplimos 25 años de servicio, de trabajo y de oficio. Es tiempo de recuerdos, de reencuentros, de compartir con vosotros un canto de gratitud a la vida.

Escribo esta carta en calidad de Director de la Escuela, así que permitidme que carraspee un poco y adquiera un tono institucional, ya que es mi intención hacer un homenaje de agradecimientos (sigue leyendo).

25 años aprendiendo a enseñar

La celebración de las bodas de plata de la EMTG me da ocasión para reflexionar sobre la tarea didáctica que es la función básica de toda escuela.

Enseñar es transmitir experiencia. Los datos, la información y los conceptos son la base cognitiva imprescindible, son la materia de conocimiento y la necesitamos para tener un mapa común y un alfabeto con el que entendernos. Pero nuestro oficio está más cerca de las disciplinas artísticas que de la técnica mecanicista… (sigue leyendo).

“Resistiré”: Un himno para la Escuela

No sé cómo esta canción del Dúo Dinámico llegó a ser el himno de la Escuela. Fueron los alumnos de la V Promoción (1994- 1997) los primeros que la trajeron y luego la siguieron cantando las promociones siguientes en residenciales, cierres y momentos de celebración. Recuerdo que la puse en la sala de Sonora una tarde de entrega de diplomas y todos los allí presentes saltamos como resortes al escucharla. No era sólo el ritmo enérgico, tremendamente vital de la música lo que nos arrastraba sino también la letra nos tocaba porque encarna en directo el espíritu dionisiaco de la Gestalt (sigue leyendo).

Post scriptum. Unas pinceladas de Historia

En 1991, cruzando la Puerta de Alcalá en un taxi, Paco me compartió su intención de abrir una Escuela de formación en Terapia Gestalt y me habló de sus dudas. Quiero ser parte, le dije. Y aquí estamos. Os quiero llevar al pasado, es tiempo de recordar y transmitir algo del camino andado, alguno de los pasos dados. Permitidme un poco de historia, no siempre documentada, como miembro prehistórico Aetgiano. Puede encontrarse una “Historia subjetiva de la AETG”, en el Apéndice I del libro de Paco (sigue leyendo).

25 aniversario E.M.T.G.

¡Hola a todos!

Ya está muy próxima nuestra celebración del 25 aniversario de la EMTG. Será un auténtico placer poder conmemorar con vosotros nuestros veinticinco años como profesores de la Escuela, desde que la fundamos en el año 1991.

Ese es el tiempo transcurrido desde que Paco y Annie decidieron crearla. Con Paco al frente como director, ambos contaron con Enrique y conmigo, y así iniciamos juntos la andadura (sigue leyendo).

Mi historia: 25 años Ciparh-Emtg

Corría el año 1990 cuando llegué a la antigua sede de Ciparh de la calle Valverde. En ese momento tenía delante de mí dos grandes retos:

El primero era superar el miedo a montar en aquel tétrico ascensor digno de una película de Hitchcock o Béla Lugosi.

Y el segundo no menos terrorífico… una entrevista “tipo ronda” por el equipo del momento, que iba a evaluar mis cualidades para el puesto de secretaria (sigue leyendo).

Desde Dentro

Desde Dentro. Aquí. Ahora.

Me está costando escribir estas palabras, tal vez porque no he sido alumno de la Escuela. Y, sin embargo, me doy cuenta ahora que estoy vinculado a ella desde hace más de 20 años de la mano de Don Francisco Peñarrubia, “nuestro Paco”. Cuando a principios de 1992 (ya acabada mi formación en la AETG y otros “cursos”), le dije a Paco (mi terapeuta entonces) que “quería continuar formándome en esto de la gestalt, que me había pillado”, él no tardó ni un segundo en proponerme si quería ser observador del curso básico (sigue leyendo).

Carta a la EMTG

Mi queridísima Escuela Madrileña de Terapia Gestalt,

¡Qué decir! Cómo agradecer tanto vivido, sentido, expresado… Cómo poner en palabras la vida que me habéis despertado que me habéis dado.

Tiempo de agradecimiento, tiempo de reconocimiento.

Mis queridos profesores, cada uno de vosotros no me ha enseñado nada que no quisiera aprender (sigue leyendo).

 

Mi experiencia en la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt

Llegué a esta Escuela como quien llega sin saber qué busca pero está buscando, sin saber quién es pero siendo. Aún no sabía encontrarme en la realidad pero vivía en ella, como el pez que desde el océano pregunta por el agua (sigue leyendo).

Soy de la décima

Cada vez que leo una entrada en este blog, mis ojos inquietos y mi corazón vulnerable sonríen de formas variadas… Y que yo pueda expresar y compartir esta frase es gracias a ser de la hornada de la promoción X de la Escuela (sigue leyendo).

Carta 25 aniversario EMTG

Queridos maestros, compañeros y amigos,

Mi primer contacto con la Escuela fue Águeda. Ella me entrevistó cuando me apunté a querer hacer la formación. Recuerdo que al final del encuentro me dijo: “Y tú, ¿para qué quieres hacer la formación?” (sigue leyendo).

La vida pasa en un segundo

La vida pasa en un segundo

Años de gratitud para los que me enseñaron.

Cobijo para los que me cobijaron.

Luz para los que abrieron mis ojos. (sigue leyendo)

Paco, Annie, Enrique y Águeda, en sus 25 años de docencia…

La Escuela fue siempre para mí un refugio, desde niña en la Unitaria de mi Pueblo, Oliva de la Frontera (Badajoz). Pasaron los años y mi vida estaba encauzada, viví en la realidad que yo misma había ido construyendo paso a paso y sentía que todo estaba bien (sigue leyendo).

Nos cambió la vida

He asistido, en Piedralaves, a la mayoría de las celebraciones por la entrega de diplomas a las veintitantas promociones de gestaltistas cosechadas en estos 25 años por la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt (EMTG) y el testimonio de los alumnos que más he oído y sentido ha sido que esta Formación vivida durante 3 años, en el seno de la Escuela, les había cambiado la vida (sigue leyendo).

Nacer de nuevo… a la conciencia de ser

Hace tiempo escribí en un articulo para la revista que la EMTG era la segunda madre que me había parido… Sigo sintiendo lo mismo. Nacer de nuevo, a la conciencia. Revivir a lo que soy… Sentir… crecer… y sobre todo aprender el significado verdadero de la palabra AGRADECER (seguir leyendo).

Queridos maestros

Queridos maestros, maestros de escuela,

Hace unos días sentí el impulso de escribir unas líneas y no quiero dejarlo pasar. Llegué a la escuela hace tiempo, ya me empiezan a bailar la fechas la verdad. Mi primer contacto fue con Annie. Recuerdo la entrevista, me recuerdo con el esfuerzo de demostrar que era una buena candidata para la formación (seguir leyendo).

Gracias

No quiero dejar pasar la oportunidad que nos da el 25 aniversario para mostrar mi agradecimiento, cariño, admiración y respeto a nuestra Escuela. En primer lugar, a nuestros maestros Paco, Annie, Agueda y Enrique lo mucho que os quiero. Gracias por TODO lo recibido y compartido (sigue leyendo).

Mi experiencia en la EMTG

Siempre pensé que caí en la EMTG porque soy una mujer de suerte, no la busqué, me la mostraron y yo aproveché la oportunidad. Tampoco busqué la Gestalt, me la recomendaron y yo me lancé de lleno sin saber qué tipo de agua era esa en la que me sumergía (sigue leyendo).

Contigo aprendí

Me estaba resistiendo a escribir algo… me pongo sobre el papel y me bloquea solo el pensar que quizás no tenga nada interesante que decir. Yo empecé la formación en Valencia, hice primero y parte de segundo. Por diferentes circunstancias, decidí seguir la formación en la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt (sigue leyendo).

Gracias por la conciencia

Corría el año 1998 y mi vocación era la de ser psicólogo, así que comencé los estudios de Psicología en la Complutense. Duré dos años que se me hicieron eternos. Elegí bajarme de un barco que no era como me había imaginado. Las asignaturas estaban cargadas de datos, estudios científicos y frialdad, mucha frialdad (sigue leyendo).

La danza cósmica

En mi formación como terapeuta gestalt, hace ya una pila de años, nos pidieron que comentáramos qué opinión teníamos del trabajo y de cada uno de los compañeros/as, cosa que empezamos a hacer verbalmente de uno en uno (sigue leyendo).

A la Gestalt lo que es de la Gestalt… Y a otros sistemas o medios de sanación, lo que les corresponde…

Al principio fue trabajar de maestro de escuela, para ganarme el pan, vivir bajo techo, vestirme y tomarme algún cubata los fines de semana. Y ligar de vez en cuando. Pero el trabajo en la escuela, como maestro, no es fácil (sigue leyendo).